Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.

Vuelta al cole digitalizada: usar la tecnología para minimizar contagios

Uno de los ejes clave para la transformación del sector de la educación ha sido la inclusión de tecnología inteligente en los entornos de aprendizaje.

El Ministerio de Educación ha actualizado las medidas de prevención, higiene y protección de la salud frente a la COVID-19  en los centros educativos para el curso 2021-22.

Otros centros educativos como la Universitat Rovira i Virgili y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona ya integran soluciones tecnológicas en sus espacios con un alcance de hasta 15.000 personas.

La vuelta de la presencialidad en las aulas este mes de septiembre ha recordado el protagonismo de los protocolos de sanidad en los colegios. Tras meses de combinar clases online y en formato presencial con mascarillas, gel hidroalcohólico y distancia interpersonal, la “vuelta al cole” nos recuerda que la pandemia no ha terminado. 

Precisamente, para prevenir los contagios, el uso de la mascarilla, la toma de la temperatura, la reducción del contacto interpersonal y el control de accesos fueron elementos imprescindibles durante el curso pasado.Precisamente, en este nuevo curso 2021-2022, el Ministerio de Educación ha actualizado el documento de medidas de Prevención, Higiene y Promoción de la Salud frente a COVID-19 en centros educativos, teniendo en cuenta la experiencia acumulada en estos meses y la situación epidemiológica.

Los enfoques tradicionales de aprendizaje presencial se han desplazado repentinamente a sistemas virtuales de aprendizaje mixto a través de plataformas en línea. Por lo tanto, la crisis ha cambiado drásticamente el ecosistema del aprendizaje al imponer enfoques de educación en un soporte digital.

En este nuevo entorno, las instituciones educativas podrán prosperar si continúan la evolución de sus instalaciones y se adaptan, transformando los espacios para incrementar la seguridad y mejorar el servicio. Y la solución pasa por convertir los espacios físicos académicos en espacios inteligentes.

Proteger a los alumnos y al personal educativo es una necesidad para afrontar el próximo curso. Jaume Portell, CEO y cofundador de Beabloo, empresa tecnológica pionera en la transformación digital de los espacios físicos señala que” desde Beabloo se ha trabajado ya en el sector de la educación con Interaction Care, una solución diseñada con el objetivo de garantizar la seguridad en espacios físicos y evitar la propagación del COVID-19”.”

Esta solución ofrece un sistema de protección e identificación de situaciones de riesgo. Su software procesa los datos que recogen los sensores y configura un sistema de alertas en tiempo real sin almacenar información personal y respetando la privacidad. El objetivo es garantizar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social, aforo y uso de mascarilla.

“Interaction Care, además, se encarga de medir y controlar el aforo para evitar aglomeraciones, por lo que se logra un menor número de interacciones de riesgo y, en consecuencia, una disminución del riesgo de contagio” comenta Portell. 

La tecnología antes de clase: seguridad y analítica de datos

Este sistema no sólo protege el interior del espacio, sino que incluso puede gestionar el acceso para velar por la seguridad de todos desde antes de que el alumno acceda al espacio físico. Además de la protección y la seguridad, la tecnología de Interaction Care es útil a largo plazo, ya que puede ofrecer contenido informativo de interés y datos sobre el aforo del centro y las interacciones entre personas. En concreto, el componente IC Activity Monitor incluye un cuadro de mando y una API que proporcionan información significativa sobre las interacciones en los espacios físicos. Por ejemplo, es capaz de mostrar el aforo por zona y las interacciones de alto riesgo en tiempo real, además de mostrar la distribución de la concentración de personas y generar mapas de calor de cada área.

Uno de los casos de éxito de Beabloo es el de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), en Barcelona. La UPF fue uno de los primeros clientes de Digital Signage y ha instalado recientemente Interaction Care en la zona de bibliotecas y cafetería con un gran éxito. “Disponer de este sistema nos proporciona tranquilidad y confianza para aplicar las medidas de seguridad sanitaria para proteger a estudiantes y personal” afirma Montserrat Espinós, directora de la Biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Beabloo instaló un sistema de señalización digital en ubicaciones clave de los campus que consta de 47 pantallas equipadas con el sistema de gestión de contenidos (CMS) de Beabloo, alcanzando una audiencia diaria de 15.000 personas. Esta apuesta por la innovación reduce drásticamente el coste del material de impresión y garantiza la coherencia de la marca en el entorno de la UPF.

Este año, además, Beabloo ha trabajado desplegando soluciones de Digital Signage en todas las pantallas de la Universitat Rovira i Virgili, tanto pantallas informativas como de agenda. Esta Universidad está inmersa en un proceso de digitalización de todas sus comunicaciones y ha optado por la cartelería digital como forma de comunicar a su comunidad educativa.

En concreto, Beabloo ha instalado cartelería digital en 37 pantallas, dando cobertura a la comunicación general y a la institucional a través de las pantallas de agenda, donde los alumnos y el personal docente puede ver de forma dinámica, todos los eventos del día en los distintos campus. Asimismo, la actualización en tiempo real de la información, a través del sistema de gestión de contenidos (CMS) de Beabloo, informa sobre noticias de actualidad relacionadas con educación, el día a día de la universidad, seguridad Covid-19 y otros muchos temas.

De esta manera, el personal administrativo y docente sigue experimentando con herramientas innovadoras para aumentar la eficiencia y el compromiso de los usuarios. En este nuevo contexto, el ecosistema educativo continuará prosperando en la evolución de sus instalaciones, transformando el entorno para velar por la seguridad, la experiencia y la rentabilidad convirtiendo los espacios físicos educativos en espacios inteligentes.