Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.
Retail del futuro

La tienda del futuro. Descubre el futuro del retail

Nos llevan vendiendo la idea de que las tiendas del futuro serán establecimientos automatizados, sin personal, en los que se detectará a cada cliente cuando entre, recoja lo que le interesa de la tienda y salga sin la necesidad de pasar por el mostrador a pagar. Pero la tienda del futuro no es eso, es mucho más.

La digitalización del sector nos está acercando al futuro del retail, ya que las tecnologías aplicadas a las tiendas nos permiten conocer mejor al cliente para ofrecerle de manera personalizada los productos que busca. Este análisis anónimo de su comportamiento se da gracias a la unión de la Inteligencia Artificial, las pantallas interactivas, las cámaras y los sensores de la tienda. También ayudan a conocer su customer journey, o recorrido de compra, para saber cuándo es el momento preciso en el que ofrecer al cliente cierta información. El retailer no debe olvidar que las personas que siguen visitando las tiendas buscan interacción humana y una buena experiencia de compra, por lo que depende de él el formar a una plantilla que dé el soporte perfecto a los clientes durante su recorrido en la tienda, haciendo que su visita sea inolvidable.

En este post vamos a ofrecer un recorrido por el retail del futuro para conocer su funcionamiento y los beneficios que ofrece a todos los clientes:

Entrada en la tienda

Nos encontramos en el escaparate del retail del futuro. Un escaparate de cartelería digital dinámica, con cámaras incorporadas, capaz de detectarnos y conocer nuestro género y rango de edad, así como el tiempo de atención a los mensajes mostrados y nuestra reacción ante ellos. De esta manera se segmentan los perfiles de los clientes y se muestran campañas más efectivas.

Los escaparates son el cartel de bienvenida a la tienda y las nuevas tecnologías aplicadas al retail permiten que el escaparate nos muestre mensajes publicitarios de manera personalizada. No hay nada como sentir que el escaparate nos habla de tú a tú aconsejandonos e invitándonos a entrar, mientras nos está mostrando la información que nos interesa.

Recorrido por la tienda

Una de las primeras cosas que nos impresiona del retail del futuro nada más entrar es su diseño y distribución. No hay zonas con poca o con mucha gente, está todo repartido perfectamente gracias a los análisis realizados para que el espacio de la tienda esté aprovechado al máximo de cara al perfecto desarrollo del recorrido de compra.

Una vez que ya nos encontramos dentro del establecimiento, queremos observar los productos que hay, además de tener más información acerca de aquellos productos que de verdad nos son de interés. Las personas queremos interactuar con los productos y, el retail del futuro nos los muestra, por ejemplo, en estanterías inteligentes que se activan mediante la denominada tecnología Lift&Learn. De esta forma se nos muestra toda la información que necesitemos de esos productos en las pantallas de cartelería digital más cercanas nada más cogerlos. Además, si recojo más de un producto, la cartelería me muestra una comparativa de características con toda la información posible sobre ambos productos para que mi decisión sea la óptima.

La cartelería digital del retail del futuro es la plataforma más útil para mostrarnos información de manera atractiva y cómoda. Además, las pantallas nos ofrecen otros productos que puedan conjuntar con los que estamos observando, o los productos más recomendados del día, seleccionados tras un análisis de informaciones externas a la empresa como las condiciones meteorológicas o el tráfico. La cartelería digital inteligente aprende automáticamente de nosotros y nos muestra, de manera totalmente personalizada, los productos que más nos interesan de la tienda y que están disponibles en ese momento.

Además, ¡la cartelería digital nos habla! Los tótems de cartelería digital contienen un bot de asistencia virtual que se dirige a nosotros de manera personalizada y actúa conforme a las peticiones que le realizamos, ofreciéndonos información adicional o mostrándonos dónde está lo que buscamos, de manera divertida y entretenida.

Las pantallas digitales ofrecen códigos QR cuando pasamos cerca de ellas, ofreciéndonos la posibilidad de escanearlo con nuestro smartphone, para facilitarnos más información sobre un producto o servicio. Esto mejora mucho el engagement con la marca ya que estamos mucho más tiempo interactuando con ella y nos trata de manera especial, ayudándonos en todo momento.

Durante nuestro recorrido por la tienda, nos sorprende la manera de trabajar de la plantilla. Están todo el rato atendiendo a los clientes, pero no de manera intrusiva. Saben cuando acercarse y ofrecen servicios complementarios a los aportados por las soluciones digitales.

Gracias a toda esta comunicación personalizada por parte de la marca, nos vamos hacia los mostradores para pagar con los productos perfectos para nosotros. Nos llevamos aquello que estábamos buscando, además de otros artículos recomendados durante nuestro recorrido.

Pago y salida de la tienda

Nos encontramos en la fila de pago entre pantallas de cartelería digital que disminuyen el tiempo de espera percibido mientras nos entretienen con contenidos interactivos personalizados. A través de estas pantallas, se nos ofrecen unos últimos productos que pueden ser de nuestro interés, una breve encuesta de satisfacción para conocer si el recorrido por la tienda ha sido perfecto y si hemos recibido toda la información y ayuda que necesitábamos, así como la opción de pagar a través de la cartelería.

Cuando abandonamos la tienda, nos damos cuenta de que también hemos recibido en la app de nuestro smartphone, gracias a los beacons, ofertas y cupones descuento de artículos con los que hemos estado interactuando a lo largo de nuestro recorrido de compra. También contenido personalizado a través de las redes sociales específicas que más utilizamos.

La experiencia de compra en la tienda del futuro es única. Te sientes empoderado, sientes que te conocen y el trato por parte de la plantilla es óptimo. El consumidor está en el centro de la experiencia y se convierte en la parte más importante del proceso de compra. Pero quizás deberíamos dejar de llamarla ‘tienda del futuro’, porque este modelo de tienda ya está aquí.

Guiomar Fernandez
guiomar.fernandez@beabloo.com

Artículos relacionados