Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.
Business Intelligence

Business Intelligence en retail, un paso más hacia la tienda del futuro

En el sector retail, el desarrollo de Business Intelligence es un aspecto fundamental para mejorar el funcionamiento de la empresa y, las nuevas tecnologías aplicadas al sector, nos permiten llevarlo a cabo de maneras muy novedosas. Business Intelligence se refiere a las aplicaciones, herramientas y buenas prácticas que permiten el acceso a datos y el análisis de la información recabada para optimizar la toma de decisiones, mejorando por tanto el rendimiento de la tienda.

Para poder poner en práctica esta inteligencia empresarial necesitamos las herramientas que nos permitan recolectar los datos más importantes para nuestro negocio, además de los sistemas de análisis de big data que puedan transformar todos esos datos en información útil. Para ello, la digitalización del sector está incluyendo en los establecimientos cartelería digital interactiva, video analítica, sensores, tecnología Wi-Fi, beacons y soluciones de interacción móvil para recabar datos de los clientes, de manera anónima y respetando la privacidad.

Análisis de la audiencia y su comportamiento

Lo más importante para todo retailer es conseguir datos sobre sus clientes y sobre su comportamiento en la tienda, además de analizarlos para poder comprender sus necesidades y mejorar su experiencia de compra. El retailer tiene, por ello, que definir unos objetivos, así como recolectar y analizar los datos necesarios para mejorar su estrategia.

  • Puede que el minorista busque mejorar la experiencia de compra y el engagement con los clientes. Para ello, es posible obtener datos de la audiencia, como información demográfica, el rango de edad, el género de la persona que está observando el contenido de las pantallas digitales y el tiempo de atención. También las interacciones online que tienen los clientes en el establecimiento, para conocer las webs, redes sociales y apps que más utilizan. De esta manera, se les comparte la información que les interesa en el momento preciso y por el canal adecuado, para mejorar el engagement con la marca y optimizar la inversión en publicidad.
  • También es posible que los retailers busquen aumentar las ventas, por lo que conocer el perfil de los clientes y tener un buen control del stock y de las ventas es un aspecto básico para conocer qué productos funcionan mejor o peor. Así, se puede analizar la relación de artículos comprados por perfil, y se pueden impulsar algunos artículos mediante una comunicación personalizada y promociones, al segmentar las acciones de comunicación con los clientes.

Análisis del establecimiento y del inventario

Al retailer no le vale únicamente con conocer al cliente, también tiene que conocer su tienda, de manera que tiene que mantener actualizado el inventario, en tiempo real, y conocer las ventas o devoluciones que se realizan, además de saber qué productos son más o menos demandados y que zonas están más o menos recorridas. Así, es posible mejorar el diseño de la tienda y presentar productos nuevos u optimizar los esfuerzos de la cadena de suministro.

  • El minorista puede querer optimizar el reparto del espacio dentro de la tienda. Para ello, se puede analizar el tráfico de los clientes en la tienda, los que entran al establecimiento o el recorrido que realizan dentro de la tienda. Se puede visualizar mediante mapas de calor la ruta de los clientes para conocer los puntos más y menos relevantes. Así, es posible modificar las localizaciones de ciertos productos para incitar a los visitantes a recorrer todo el establecimiento, y mejorar el aspecto del escaparate para incitar a entrar.
  • Si el minorista busca optimizar el inventario, es posible analizar datos internos de la empresa y automatizar su gestión. Se pueden analizar los productos óptimos para cada perfil de cliente y promocionarlos según la información externa, además de quitar o incluir productos que funcionen mejor o peor. De esta manera, se ayuda a reducir los costes del negocio, optimizando la inversión y mejorando su funcionamiento.
  • Por otra parte, también es posible que el retailer quiera optimizar la plantilla y, al conocer la cantidad de gente que visita la tienda dependiendo de las horas y los días, poder dedicarse a planificar la plantilla organizando los turnos del personal según las necesidades.

La integración de datos en dashboards

La información y los datos que se están recabando y analizando en las tiendas minoristas gracias a las nuevas tecnologías son la base del Business Intelligence. Todas las actividades en el sector retail se pueden hacer mucho mejor si se dispone de los datos necesarios y se analizan. Los nuevos retailers trabajan con la información surgida de la interacción de los clientes con los contenidos y el inventario de las tiendas.

Según los aspectos que se analicen, se puede implementar una gran cantidad de indicadores clave de rendimiento (KPIs) para medir el rendimiento de la tienda y desarrollar estrategias para optimizar el funcionamiento del establecimiento y aumentar las ventas. Para hacer esta toma de decisiones más fácil, los paneles de control, o dashboards, son de gran ayuda ya que permiten transformar los datos sin procesar de la tienda en información relevante y atractiva, en tiempo real, permitiendo visualizar de forma rápida toda la información analizada para conseguir sacar el máximo provecho del negocio.

Beabloo, dentro de su Active Customer Intelligence Suite (ACIS), cuenta con soluciones de analítica de audiencia y soluciones que utilizan tecnología Wi-Fi, beacons y mobile engagement para analizar el flujo y recorrido de los clientes en las tiendas, así como su comportamiento. Además, posee soluciones de Inteligencia Artificial como Minerva, la cual permite transformar de forma autónoma el análisis de los datos recabados de los clientes en acciones concretas. De esta manera, analiza las preferencias y el comportamiento de los clientes, junto con los datos del inventario y de las ventas, entre otros parámetros, y es capaz de optimizar el contenido que se comparte con los visitantes, ofreciéndoles el contenido que más les pueda interesar y mejorando su experiencia de compra. Business Intelligence es tomar decisiones para optimizar el funcionamiento del retail utilizando los datos analizados, de modo que ayude a tomar decisiones óptimas y a mejorar la productividad frente a las demandas que exige el mercado.

Guiomar Fernandez
guiomar.fernandez@beabloo.com

Artículos relacionados