Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.
Big data y protección de datos

Analiza los intereses de tus clientes sin traspasar la frontera de la protección de datos

El pasado 25 de mayo se cumplía un año de la entrada en vigor oficial del Reglamento Europeo para la Protección de Datos (GDPR), un innovador marco de privacidad que proporciona a los ciudadanos de la UE un mayor control sobre su información personal permitiéndoles así un uso seguro de las tecnologías digitales. Lo que este nuevo reglamento ha supuesto para las empresas que hacen uso del big data es una nueva forma de recopilar datos de sus usuarios de manera que estos puedan gestionar y controlar su información más fácilmente.

El uso del big data para llevar a cabo campañas de marketing es cada vez más común. Las empresas pueden recoger datos de sus clientes, de forma anónima y respetando la privacidad, mediante sensores de visión o Wi-Fi. El análisis de estos datos, en el caso del sector retail, sirve para mejorar la experiencia durante el customer journey (recorrido de compra) y emprender acciones para facilitar la decisión de compra. Las soluciones que se emplean para este fin, detectan el perfil del cliente, su comportamiento y su interacción con los productos, así como el movimiento de su cuerpo y de su mirada, para conocer qué es más o menos atractivo para cada perfil y cómo reaccionan ante los diferentes estímulos. De igual manera, el big data ayuda a optimizar la comunicación con el cliente a través de los diversos canales digitales disponibles. Como decimos más arriba, todo este proceso respeta siempre la privacidad de las personas, y a la vez, ayuda a ofrecerles un mejor servicio.

La digitalización del sector está enfocándose en la inclusión de herramientas tecnológicas innovadoras con el objetivo de habilitar nuevas oportunidades económicas y capacidades de servicio con la obtención y tratamiento de los datos. Para obtener estos datos, existen soluciones basadas en tecnología de vídeo analítica, que logran una segmentación de clientes competitiva. La detección de rostros es utilizada para determinar el género y rango de edad de los espectadores a través algoritmos que analizan píxeles que se asemejan a los patrones de caras y movimientos humanos. Este tipo de soluciones permiten al retailer conocer además de los ya mencionados datos demográficos del perfil target, el número y duración de impresiones que tuvieron los contenidos de las pantallas de cartelería digital, las horas y días que más se vieron los contenidos que se compartieron, etc. El análisis nunca registra rostros como tal y no realiza una adquisición de ningún dato privado en este proceso. Se trata de un contador que no conserva ni una imagen.

En la misma línea, el retailer dispone de soluciones que analizan las interacciones de los consumidores con el mundo online mientras se encuentran visitando los establecimientos, gracias a la analítica Wi-Fi. Por ejemplo, cuando el visitante se conecta a un acceso Wi-Fi gratuito proporcionado por el comercio, es posible redirigirle a una landing page con registro. El retailer podrá analizar qué redes sociales abren los clientes conectados, así como los dominios que visitan o las aplicaciones que utilizan, de manera totalmente anónima y respetando la privacidad, para conocer el comportamiento online de los consumidores según su perfil. Una vez que se analizan los canales más utilizados en el smartphone se pueden realizar acciones de mobile engagement mucho más efectivas y precisas mediante soluciones a través de las cuales los clientes reciben ofertas, promociones e información personalizada a través de sus canales preferidos. Esto ayuda a mejorar la experiencia de compra de los visitantes al sentirse empoderados por la marca.

En línea con todo lo descrito, Beabloo ha desarrollado el conjunto de soluciones incluidas en su Active Consumer Intelligence Suite (ACIS), cuyo principal objetivo es mejorar la comunicación con el consumidor, así como su experiencia de compra gracias a la personalización que se consigue. Para ello, ACIS dispone de soluciones como Audience Analytics, Wi-Fi Customer Insight o Mobile engagement, que recopilan información sobre el cliente, de manera anónima y respetando la privacidad. Se respeta la ley de protección de datos y se aporta un nuevo enfoque a las campañas de marketing, mejorando el engagement entre clientes y marca y optimizando el funcionamiento de las tiendas.

Desde Beabloo trabajamos muy duro para cumplir con el Reglamento Europeo de Protección de Datos. Nos auditamos cada año para demostrar que cumplimos esas restricciones y respetamos la privacidad del cliente, por ética, por respeto a las personas y por alineamiento total con nuestros clientes. El análisis del mundo físico es muchísimo más restrictivo que el del mundo online pero, un buen análisis en el punto de venta, aporta mucho valor aun siendo totalmente anónimo.

Tags:
Guiomar Fernandez
guiomar.fernandez@beabloo.com

Artículos relacionados