Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.

La digitalización, esencial en la nueva era del sector bancario

La pandemia de la COVID-19 ha modificado completamente la manera en que las empresas desarrollan sus actividades. En el caso de las entidades bancarias, se han encontrado con dos grandes retos, la aceleración de su proceso de digitalización y la adaptación de sus espacios a las nuevas medidas de seguridad, para proteger tanto a trabajadores como clientes de posibles contagios.

Debido a ser considerado un servicio esencial, aún en los períodos de gran restricción, las entidades bancarias permanecieron abiertas. Por ello, implementar un sistema de prevención en los espacios físicos ha sido fundamental para que la actividad fuese segura y fiable, manteniendo la mayor normalidad posible dada la situación.

La aceleración del proceso de digitalización

Según el informe del Impacto de la COVID-19 en el sector financiero, realizado por Funcas en colaboración con Finnovating, la mayoría de los ciudadanos han incrementado sus gestiones bancarias online durante la pandemia.

Este hecho ha resultado en un flujo menor de personas en los bancos, minimizando la posibilidad de contagios, y en un servicio más personalizado y eficiente hacia los clientes que de verdad necesitaban una atención presencial, marcando un precedente que, seguramente, se mantendrá cuando se vuelva a la normalidad.

Operaciones de menos importancia han pasado a realizarse directamente desde aplicaciones o cajeros automáticos, evitando contactos físicos o desplazamientos, reservando las visitas físicas a aquellas operaciones de mayor valor añadido, como la concesión de una hipoteca. Y, si posible, con cita previa.

Además, el estudio recoge que, durante la pandemia, los usuarios han optado por el uso de las tarjetas o métodos de pago digitales como forma de pago ante el dinero físico. La suma de estos factores posiciona la banca española como la mejor digitalizada del mundo.

Transformación de los espacios físicos

Si bien la operatividad online no deja de crecer, las sucursales mantienen sus puertas abiertas para aquellos usuarios que necesiten presentarse físicamente en el banco. En este contexto, las entidades bancarias han tenido que tomar medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores y de todos aquellos que tienen que acudir a sus establecimientos.

Para lograr este objetivo, la tecnología se ha convertido en pieza clave, que no solo puede garantizar la seguridad, sino que también mejora la experiencia del cliente. En Beabloo contamos con Interaction Care, una solución tecnológica certificada como Market Ready Solution de Intel®, para asegurar los espacios físicos frente a la COVID-19 que incorpora un sistema de control de temperatura corporal, control de ocupación y detección de mascarilla, además de ofrecer métricas para mejorar la gestión de  estos espacios. Siempre respetando la privacidad de las personas, no recoge ni almacena datos personales.

Mediante la ayuda de las cámaras cenitales se puede medir y garantizar la distancia social y controlar la entrada de personas en los espacios físicos. Además, con cámaras térmicas, la solución permite medir la temperatura en la entrada de las entidades bancarias a modo de prevención del contagio por la COVID-19.

De hecho, con la ayuda de la tecnología ya existente y con la incorporación de un software inteligente que recoja y procese los datos clave (siempre respetando la privacidad), se puede elaborar un sistema de alertas para el distanciamiento social y medidas higiénicas que convierta un espacio físico susceptible de ser foco de contagios en un espacio seguro que donde se puede operar con normalidad.

Apoyarse en este tipo de tecnologías permite proteger a clientes y trabajadores en los espacios físicos por igual, además, se pueden integrar métricas de rendimiento del establecimiento para optimizar sus puntos de interés manteniendo la seguridad.