Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.
Moda post COVID-19

Las oportunidades del sector de la moda en la era post-COVID-19

La crisis sanitaria ocasionada por la irrupción del COVID-19, que ha obligado a cerrar indefinidamente negocios y espacios físicos, ha llevado a la industria de la moda a replantear sus procesos de ventas y el actual sistema de un sector que, en los últimos años, es uno de los que más crecimiento ha experimentado según los últimos datos de McKinsey

La pandemia de coronavirus ha impulsado al sector a iniciar una revolución puesto que ha experimentado un aumento en el número de consumidores que realizan compras en el entorno online. Esto ha llevado a estudiar la aplicación de las nuevas tecnologías como parte de la transformación esencial que implicaprocesos de producción más rápidos y más sostenibles que serán la seña de identidad del futuro de la industria.

Sin embargo, la moda a nivel global, impulsada por las ventas del sector del lujo, tiene entre sus objetivos mejorar la experiencia de compra en el entorno online, que ha crecido notablemente en los últimos años, ya que al menos un 57% de los clientes online aseguran haber adquirido un producto de la categoría “moda.” 

No obstante, los cambios más esenciales pasan por reinventar el customer experience en el espacio físico, donde se logra una experiencia sensorial más cálida y personalizada.  

Claves para mejorar la experiencia del cliente en moda

Desde Beabloo, por nuestro conocimiento del sector, consideramos que los elementos más relevantes a la hora de mejorar la experiencia de compra en moda tras el coronavirus deberían basarse en tres aspectos: 

En primer lugar, el uso de cartelería digital para regular el acceso a la tienda y evitar las aglomeraciones, cumpliendo con las medidas de seguridad. Además, esto favorece la atención personalizada y, por tanto, incentiva el consumo. 

En segundo lugar, es clave ofrecer un recorrido que garantice interacciones seguras a lo largo de todo el espacio comercial. No solo es una buena medida de seguridad para evitar las aglomeraciones, sino que es uno de los cambios imprescindibles en el proceso de compra de moda tras la crisis del COVID-19. Este recorrido por el espacio físico debe proporcionar toda la información necesaria para que el consumidor pueda tomar decisiones de compra de forma sencilla y segura. 

Finalmente, una de las cuestiones más relevantes es el pago rápido y la recogida del producto libre de riesgos. Esta cuestión trasciende a las medidas del coronavirus, puesto que un buen sistema de pago garantiza en cualquier momento que el proceso de compra culmina con éxito y por tanto permanece positivamente en el recuerdo de la experiencia del cliente. Además, un sistema ágil de pago acorta el tiempo de espera y disminuye la exposición de los trabajadores a posibles focos de contagio.

En definitiva, la tecnología es una gran aliada para la reconversión y optimización de los espacios físicos en la industria de la moda, puesto que permite dinamizar, personalizar y reconvertir puntos de venta físicos en entornos seguros y fiables para el cliente, que ofrece una mejor experiencia de compra..  En este sentido, la digitalización puede ser una garantía para convertir cualquier punto de venta en un entorno seguro que minimice el riesgo de contagio por COVID-19, sin que ello afecte a la experiencia de compra. De hecho, en Beabloo este ha sido el punto de partida para el desarrollo de Interaction Care,  crear un sistema que proporcione, por un lado, alertas a tiempo real para asegurar el espacio y minimizar el riesgo de contagio. Por otro lado, este sistema, basado en la sensorización puede aportar datos objetivos, analizados a posteriori, que añadan información de valor sobre cómo mejorar la experiencia de compra sin aumentar el riesgo de contagio. Interaction Care ha sido además validada por empresas top como Intel y Microsoft.

Guiomar Fernandez
guiomar.fernandez@beabloo.com