Blog

No te pierdas las últimas novedades
en innovación y transformación digital.
Medidas de prevención frente al COVID-19 en supermercados

Medidas de prevención en supermercados: cómo evitar la propagación del COVID-19

Los supermercados han buscado garantizar, desde los primeros días de la pandemia, medidas severas contra el coronavirus con tal de poder cumplir con la imprescindible labor de suministro de los hogares.

Desde entonces, tanto las grandes cadenas como los pequeños establecimientos han anunciado medidas para reforzar la seguridad y evitar las posibilidades de contagio.

¿Cómo aplicar las medidas de prevención en supermercados?

Sin duda, una de las medidas que han probado ser más eficaces se basan en reforzar la higiene y mantener la distancia social en los establecimientos. Con una distancia interpersonal de entre un metro y medio y dos metros, las probabilidades de transmisión del virus quedan destacablemente reducidas.  Es cierto que, en muchas ocasiones, el distanciamiento social en el supermercado no es tarea sencilla porque el espacio está limitado, o porque la distribución de los propios productos obliga en muchas ocasiones a que esa distancia se tenga que reducir.

Por tanto, para implementar medidas de prevención en este tipo de establecimientos, una de las herramientas imprescindible es un sistema de alerta para el distanciamiento en cada zona del supermercado.

La tecnología permite, hoy en día, proteger los espacios físicos mediante un circuito de sensores que pueden detectar si se producen interacciones de riesgo.

Existen cámaras cenitales que pueden mapear el recorrido de un cliente, así como cámaras térmicas, que pueden hacer mediciones de temperatura corporal a cada cliente antes de acceder al espacio. Estos sistemas no recogen ningún dato personal y respetan la privacidad de las personas. Integrados entre sí, pueden convertirse en un elemento de detección de zonas potencialmente en riesgo de ser foco de contagio.

Además, se pueden integrar otro tipo de sensores, con la función de controlar el tráfico de la tienda para evitar que se produzcan aglomeraciones y poder garantizar la distancia social en estos establecimientos. Todos estos elementos se pueden coordinar a través de un software que lea los datos. Así se pueden activar alertas para el comerciante sobre qué zonas tienen un número mayor de interacciones, y, en caso de que no se hayan respetado las distancias de seguridad, se pueden incluso activar avisos a tiempo real.

De modo que, estas soluciones tecnológicas que aseguran la distancia social en el supermercado, protegen al cliente desde la entrada hasta la salida.

En Beabloo, para estudiar las interacciones que se producen dentro del espacio físico, hemos creado Interaction Care. Esta solución permite rediseñar y optimizar un espacio físico para garantizar la correcta prevención del COVID-19 en todo tipo de establecimientos.

Interaction Care incorpora cámaras térmicas que miden la temperatura corporal de quien accede al espacio y sensores cenitales que miden las distancias en el interior y ofrecen información muy útil para, por ejemplo, saber qué zonas reciben más interacciones de riesgo y requieren una desinfección más frecuente. Utiliza además un sistema de detección de mascarillas. Cuando detecta que alguna persona no lleva mascarilla, el sistema activa una alerta en la cartelería digital o envía una notificación.

Guiomar Fernandez
guiomar.fernandez@beabloo.com